abril 19, 2024

Metro Sports Teresa Juarez

Radio y Noticias en vivo

El Xeneize se impuso 5 a 3.

Juan Román Riquelme tuvo su gran despedida en Boca. En una Bombonera colmada por los hinchas, uno de los máximos ídolos de la historia xeneize brindó su última función en la cancha acompañado de invitados de lujo como el mismísimo Lionel Messi, en un encuentro que enfrentó a los integrantes del Boca de Carlos Bianchi que se impusieron por 5-3 ante los de la Selección Argentina.

El astro argentino Lionel Messi fue ovacionado esta noche por la hinchada de Boca, que le ofreció un particular pedido de disculpas y también una solicitud especial para que se vistiera de azul y oro durante la despedida de Juan Román Riquelme, realizada esta noche en una Bombonera repleta.

Sin considerar al ídolo agasajado, el capitán del seleccionado argentino fue el centro de atracción de los 57.000 asistentes, que le regalaron una emocionante bienvenida cuando fue presentado por los conductores como el último de los invitados al partido festivo.

“La 12”, de todos modos, dejó en claro que se trataba de la noche del otro 10 con un mensaje inequívoco desde la cabecera de Casa Amarilla: “Messi, Messi, Messi, Messi, nos tenés que perdonar, en La Boca el más grande, el más grande es Román”.

Los aplausos acompañaron al astro en cada una de sus intervenciones en el primer tiempo, que jugó para la Selección junto a Leonardo Franco; Lionel Scaloni y Diego Placente; Lucho González, Esteban Cambiasso y Leandro Paredes; Pablo Aimar; Javier Saviola y Ángel Di María, otro de los más reconocidos.

Antes del segundo tiempo, la hinchada de Boca comenzó con un insistente pedido para que Messi cambiara de bando. “Ponete la de Boca, que te queremos ver…”, fue el ruego popular que se mantuvo hasta su salida el campo de juego en el minuto 58.

Un ratito antes, Leo había marcado el descuento para Argentina (2-4), luego de desparramar al “Mono” Carlos Navarro Montoya, y durante el festejo levantó los brazos para saludar el público que no cesaba en su anhelo de verlo con la camiseta “auriazul”.

Riquelme se acercó a abrazarlo en un gesto empático con su imposibilidad de identificarse con un club argentino, algo que ni siquiera ocurrió anoche en la despedida de Maxi Rodríguez, en la que tampoco se calzó la de Newell’s.

Pocos como Román para entender a Leo. Ambos compartieron la cancha durante 2.176 minutos en 27 partidos (24 oficiales) con el seleccionado argentino entre octubre de 2005 y el mismo mes de 2008.

La sociedad entre ambos generó siete tantos para el equipo nacional: cuatro de la Pulga con asistencia de Román y tres del histórico 10 de Boca, servidos por el astro rosarino.

Los mejores momentos entre ambos se produjeron durante los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, cuya medalla de oro fue el único título que consiguieron juntos al año siguiente de perder la final de la Copa América Venezuela 2007.

La primera vez que Riquelme y Messi tiraron paredes juntos fue por decisión de José Pekerman, el 8 de octubre de 2005 en el estadio Monumental. Argentina le ganó ese día a Perú 2-0 por las Eliminatorias Sudamericanas de Alemania 2006 y Román abrió el marcador con un penal sancionado por una falta a Leo.

La última función de ambos ocurrió el 11 de octubre de 2008, también en River y por las Eliminatorias, pero rumbo a Sudáfrica 2010, bajo dirección de Alfio Basile. Fue con victoria sobre Uruguay 2-1 que inició el actual capitán argentino con pase gol del talento de Don Torcuato.

Messi pisó este domingo el estadio de Boca por séptima vez, a casi 18 años de la primera, en un partido benéfico organizado por la fundación del “Pupi” Javier Zanetti que compartió junto a Diego Maradona.

Por entonces, Leo era una promesa del fútbol mundial con una temporada y media en el Barcelona, un puñado de partidos en el seleccionado argentino y un título de campeón mundial Sub 20 en Holanda.

Su regreso al templo “xeneize” se produjo doce años después, ya como leyenda del fútbol y dueño de algunos de los tantos récords que iluminaron su carrera. Fue el 5 de octubre de 2017 para un empate sin goles ante Perú por las Eliminatorias.

En la siguiente ocasión, el siete veces ganador del Balón de Oro marcó sus primeros tantos en La Bombonera con un “hat trick” en el amistoso ante Haiti (4-0) previo al Mundial de Rusia 2018, el 29 de mayo de ese año.

Aquel día “La 12” desplegó un telón con los colores argentinos y la leyenda: “Messi, el más grande del mundo: Bienvenido a La Bombonera”.

Las otras presentaciones del astro fueron durante la clasificación a Qatar 2022, dos de ellas sin público por la pandemia de Covid-19: la victoria sobre Ecuador 1-0, con un penal de su autoría, el 8 de octubre de 2020, y el empate frente a Paraguay (1-1), el 12 de noviembre de ese año.

Casi un año y medio más tarde, el 25 de marzo del año pasado, el 10 de Argentina se reencontró con el público en La Bombonera y anotó su quinto tanto allí en la goleada sobre Venezuela (3-0), que fue su último partido en el país antes de consagrarse campeón del mundo.