julio 17, 2024

Metro Sports Teresa Juarez

Radio y Noticias en vivo

No pudo ser para el Argentino que se quedó con ganas

El piloto argentino se encontraba oscilando en la tercera y cuarta plaza, pero un accidente triple lo dejó fuera de competencia a tan sólo siete vueltas para el final.

Agustín Canapino corrió las 500 Millas de Indianápolis, una de las carreras más reconocidas del mundo y la más importante del IndyCar, y estuvo al borde de hacer historia. El argentino buscaba agigantar su figura y hacer historia en la edición 107° de la competición, pero a tan sólo siete vueltas para el final chocó cuando se encontraba oscilando entre la tercera y cuarta posición y tuvo que abandonar. 

Con el piloto suizo Josef Newgarden como el ganador una de las carreras más reconocidas del mundo y la más importante del IndyCar, el piloto argentino Canapino estuvo a un paso de escribir historia para el automovilismo nacional. El oriundo de Arrecifes voló en su Dallara-Chevrolet del equipo Juncos Hollinger Racing, pero en la vuelta 190 de 200, tras un largo parate por una bandera roja y al regresar a la pista, el arrecifeño paró en boxes a cargar combustible encontrándose en la tercera posición, pero tardó demasiado: 11s1 contra casi 7s de Ilott. Y regresó 17°. 

Tres vueltas más tarde, Patricio O’ Ward en su afán de recuperar posiciones se tocó con otro auto y terminó estrellándose contra el muro. Un poco más atrás, Scott McLaughlin tocó a Simon Pagenaud, que quedó también dando vueltas en la pista. Por su parte, Canapino quiso evitar meterse en ese choque y se fue contra la pared. Perdió control del auto y se terminó encontrando con el coche del mexicano, contra el que impactó con fuerza. Otra vez bandera roja, con seis giros para el cierre, pero esta vez, el piloto argentino ya no pudo volver a pista.

Vale destacar que un argentino volvió a correr las 500 Millas tras 83 años, cuando Raúl Riganti lo hizo en 1940 con una Maserati: largó 24º y en la 24ª vuelta debió abandonar tras accidentarse en la segunda curva. Desde entonces, otros lo intentaron -Juan Manuel Fangio fue uno de ellos-, pero ninguno había logrado meterse en el grupo de los 33.