julio 18, 2024

Metro Sports Teresa Juarez

Radio y Noticias en vivo

Vélez no levanta cabeza

Tigre derrotó, de local, a Vélez Sarsfield por 2 a 1 en el debut exitoso de su nuevo entrenador Juan Manuel Sara, y complicó aún más la situación institucional del club de Liniers, al finalizar un encuentro de la 21ra. fecha de la Liga Profesional (LPF).

En la ciudad de Victoria, el equipo de zona norte puso fin a una racha de seis partidos sin ganar en el torneo local, en medio de la cual perdió su puesto el director técnico Diego Martínez, con los goles de Aaron Molinas (el ex Boca Juniors anotó por primera vez en su carrera) y Miguel Brizuela en contra, mientras que Elías Cabrera descontó para los visitantes.

Por su parte, los de Liniers llevan 13 partidos sin ganar en certamen local y solo ha ganado 3 partidos en el actual torneo, y su entrenador Marcelo Bravo no ha podido modificar el mal funcionamiento del equipo.

Además, Vélez llegó al estadio José Dellagiovanna, con su clima interno conmocionado porque aparecieron pintadas amenazantes en el Centro Ortopédico que encabeza su vicepresidente Adrián Peláez en el barrio porteño de Villa Luro.

La pintada rezaba “Fuera la Cruzada. Renuncien o hay balas. Chorro$”,en referencia a la agrupación que encabeza el actual presidente Sergio Rapisarda, denominada Cruzada Renovadora. La Comisión Directiva del club de Liniers repudió el episodio y formuló una denuncia policial.

En Tigre debutaba como DT Juan Manuel Sara, ex delantero de Almirante Brown y Nueva Chicago, que tuvo un extenso recorrido por Europa donde jugó en el Dundee, de Escocia, Coventry City, de Inglaterra; Reggiana, de Italia; Shelbourne de Irlanda; Vaduz y Locarno, de Suiza; Lucerna, de España para finalizar en Ferro, en Argentina.

Como entrenador su primer trabajo fue en 2021 en Deportivo Maipú, Ferro y Estudiantes de Caseros, luego de haber sido ayudante de campo de Diego Martínez en Tigre, durante la campaña de ascenso.

Tigre arrancó mucho mejor, ya que sus jugadores parecieron haberse reencontrado con el libreto que siempre tuvieron con Diego Martínez, de presión alta, buen manejo en el medio, paredes y triangulaciones.

Mientras que Vélez exhibía los mismos problemas de los últimos meses como el poco peso en el mediocampo a la hora de la recuperación de la pelota, la lentitud defensiva y la falta de criterio a la hora de atacar.