julio 17, 2024

Metro Sports Teresa Juarez

Radio y Noticias en vivo

Se terminó la ilusión

Tomás Etcheverry no pudo seguir haciendo historia en Roland Garros y finalmente se despidió este miércoles en los cuartos de final del certamen tras caer ante el alemán Alexander Zverev en cuatro sets. En semifinales, el europeo chocará ante el ganador del partido entre el noruego Casper Ruud (4) y el danés Holger Rune (6).

El tenista de años 23 dio muestras de su enorme futuro frente a quien hoy es 27 del planeta y hace un año atrás tocó su mejor ubicación al colocarse segundo del listado. El alemán de 26 años ganó 19 títulos, alcanzó 11 finales y ostenta en su carrera varias coronas de Masters 1000.

Zverev llenó de elogios a Etcheverry tras el final: “Está jugando un gran tenis, me recuerda a Del Potro, la manera en la que juega su derecha. Es muy joven y si sigue jugando así lo veremos en los cuartos de final más seguido, eso seguro, y entrará a un top ten y ganará títulos”.

Un comienzo muy parejo de partido en el que ambos salieron con la misión no dejarle margen a su adversario para marcar la cancha de arranque. Fue así que el alemán pudo quebrar por primera vez en el séptimo para ponerse 4-3 arriba, diferencia que sostuvo para ganar 6-4 en 52 minutos.

La tónica del segundo set parecía similar, pero al argentino se lo notó mucho más agresivo y arriesgando más en momentos claves. Fue de esa manera que por fin puso quebrar para ponerse 4-2. En el game siguiente los nervios se le notaron a tal punto que cometió su primera doble falta del partido en un punto clave y terminó perdiendo ese game para dejar al alemán con vida: 3-4.

Para entonces, ambos ya se habían perdido el respeto y entonces Etcheverry dio el golpe al volver a quebrarle para ponerse 5-3 arriba y despertar los aplausos del público que entonces sí se dio cuenta que el joven de 23 años no estaba allí por casualidad. Allí sí pudo cerrarlo y se quedó con el set por 6-3.

Ya en el tercero, Tomás parecía haberse soltado por completo y de arranque pudo quebrarle a Zverev, que empezó a correr más de lo esperado. Pero, el ex número 2 del mundo reaccionó a tiempo y mostró su mejor nivel para conseguir dos quiebres y quedarse con el bloque por 6-3.

En el cuarto, ya sin margen de error, Etcheverry tuvo destellos de lo que había mostrado en el segundo set, pero se notó el cansancio en algunos parajes. Además, su adversario había crecido en confianza y ya no erró tanto como en el resto del partido. Un quiebre le bastó al alemán para quedarse con el set 6-4 y celebrar el pasaje a la siguiente ronda.