Compartir

Ya consolidado como candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, Miguel Ángel Pichetto se dispone a darle forma a su rol en el esquema proselitista del oficialismo.

Este martes, el flamante compañero de fórmula de Mauricio Macri se reunirá con la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, para comenzar a coordinar una estrategia de campaña en suelo bonaerense.

También estará presente Federico Salvai, jefe de Gabinete de la provincia y el interlocutor que facilitó el encuentro que tendrá lugar en las oficinas porteñas de la gobernadora, emplazadas en el Museo Ferroviario de Retiro, sobre la Avenida del Libertador. Pichetto conoce la zona. A pocas cuadras, sobre la misma avenida, pero en la vereda de enfrente, tiene su cuartel general en la Ciudad de Buenos Aires Sergio Massa, otro ex integrante de Alternativa Federal.

Uno de los principales ejes alrededor del que girará la reunión será la manera en que Pichetto contribuya a apuntalar al oficialismo, valiéndose de su perfil peronista. Esto, sobre todo, en dos populosos cordones del conurbano donde la sangría electoral del macrismo es más copiosa. La primera, compuesta por municipios como Escobar, San Martín, José C. Paz, Hurlingam y Moreno; y la tercera, integrada por Berazategui, Ensenada, Lanús La Matanza y Avellaneda, entre otros.

En un contraste que se corresponde con la polarización reinante, es allí donde el kirchnerismo tiene mayor ventaja en lo que respecta a intención de voto, y donde las fórmulas Fernández-Fernández y Kiciloff-Magario alimentan sus expectativas.

En esta iniciativa destinada a equilibrar la balanza aparecen Pichetto y su facultad para «peronizar» las campañas oficialistas. Sobre todo la de Vidal. Los votos bonaerenses no representan un porcentaje del total nacional para la gobernadora, sino que son el todo. Y además, en la provincia no hay segunda vuelta.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here