Compartir

Esta semana el conflicto entre Israel y el grupo terrorista Hamás llegó a un punto crítico luego del ataque con mil misiles desde Gaza que acabaron con la vida de un niño de 6 años en la ciudad israelí de Sderot. El futbolista argentino que vive de cerca esta situación es Marcelo Meli, jugador del Hapoel Beer Sheva. El volante de 28 años pidió volver a su casa y abrazar a su familia. Su club se ubica en la ciudad de Beersheva, a 108 kilómetros de Tel Aviv, uno de los focos del fuego.

Sobre los bombardeos contra Israel, en diálogo con Radio La Red, indicó: “Estoy muy cerquita donde están pasando las cosas. Estoy a 45/50 minutos de Tel Aviv. Acá estamos mi pareja y yo. Mariano Bareiro, compañero nuestro, también lo tenemos cerquita”.

El ex jugador de Boca ya experimentó el protocolo de seguridad y reveló: “Ayer y hoy sufrimos alerta de bombardeo. Sonó la alarma de la ciudad que es cuando tenés peligro de misiles y nos escondimos en el búnker que tenemos en la casa. Tenés entre 30 y 45 segundos para poder esconderte. Esperamos un rato y luego subí a mirar y se veían los misiles”.

Sobre los detalles del búnker, describió que “tiene ventanas y una puerta de acero”: “Cuando nos mudamos acá, el de la inmobiliaria nos mostró el búnker como si fuese una habitación más de la casa. Nos dijo que tenés un 90 por ciento de posibilidades de salvarte. Las ventanas tienen cuatro trabas y las cerrás de adentro”. Además, contó: “Pasamos la noche ahí adentro. Sabiendo la situación que estamos viviendo nos llevamos un colchón y un poco de agua y nos quedamos ahí. Igual dormí solo dos horas. Estás adentro del búnker y escuchás las explosiones”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here