Compartir

El velorio de Diego Maradona en la Casa Rosada terminó abruptamente y en medio de incidentes tras el intento de los fanáticos de ingresar por la fuerza al salón donde se encontraba el féretro.

El caos se desató en las inmediaciones de la Plaza de Mayo y sobre la Avenida 9 de Julio cuando la Policía de la Ciudad intentó cortar la fila de ingreso al velatorio. En un clima de tensión, las autoridades decidieron retirar el féretro del Salón de los Patriotas Latinoamericanos al Salón Pueblos Originarios, donde más temprano se había realizado la ceremonia íntima de los familiares.

Temprano por la mañana, las primeras en arribar a Balcarce 50 habían sido Claudia Villafañe, su ex esposa, junto a Dalma y Gianinna, dos de sus hijas. Más tarde se hicieron presentes Verónica Ojeda, otra de sus ex parejas, junto con Dieguito Fernando, el hijo más chico de Maradona. Lo mismo sucedió con Jana, otra de las descendientes del 10. También estuvieron sus hermanos y hermanas.

Minutos antes de las 17, en medio del caos desatado por la represión policial con gases y balas de goma, el coche fúnebre ingresó por la explanada a la espera del féretro. Unos 50 minutos después partió rumbo al cementerio Jardín Bella Vista, donde yacen sus padres.

En la puerta de la Casa Rosada, el presidente Alberto Fernández y su jefe de Gabinete, Santiago Cafiero acompañaron el féretro hasta el coche y le dieron su último adiós. EL Presidente aseguró que los desmanes ocurrieron “por la desesperación de algunos”.

“Leía a algún opositor que se quejaba y decía ‘cómo puede ser que hayan organizado esto’. Si no organizábamos el velorio todo hubiera sido peor, era imparable”, dijo.

Cuando se produjeron los disturbios, dentro de la sede gubernamental se encontraban tanto Alberto Fernández, que estaba en su despacho, como la vicepresidenta Cristina Kirchner, que permanecía en las oficinas del Ministerio del Interior.

El féretro fue llevado hasta su lugar de descanso por Guillermo Coppola, célebre ex manager de Diego, sus hijas Jana, Dalma y Gianinna, su ex mujer Claudia Villafañe y también por dos de sus hermanos, Raul “Lalo” y Rita “Kitty” Maradona. También estuvieron sus sobrinos Walter “El Chino” Machuca y Daniel López Maradona, y su ex pareja Verónica Ojeda.

La ceremonia fue breve, duró cerca de unos 30 minutos. Diego Maradona fue inhumado antes de las 20, junto a las tumbas de sus amados padres, Don Diego y Doña Tota.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here