Compartir

En un partido en el que el arbitraje se llevó todas las miradas, Vélez se llevó tres puntos valiosos de su visita a River en el estadio Monumental. El conjunto de Gabriel Heinze superó a los de Marcelo Gallardo por 2-1 en el duelo válido por la séptima fecha de la Superliga.

El Millonario llegaba a este encuentro con una serie de bajas que generan preocupación, sobre todo de cara a los choques con Boca por las semifinales de la Copa Libertadores. Mientras que Nicolás de la Cruz y Lucas Pratto no fueron de la partida ante El Fortín, Matías Suárez se repuso de la molestia con la que terminó el duelo del miércoles por Copa Argentina ante Godoy Cruz y pudo estar de arranque.

Del lado de Vélez, sorprendió la ausencia -definida a último momento- de Fernando Gago. Desde el club informaron que el ex jugador de Boca Juniors sufrió una sobrecarga en los isquiotibiales que lo marginó del duelo.

El tramo final de la etapa encontró a Vélez mejor parado y con mayor peso en el campo rival. Fue en ese momento cuando aprovechó su chance y se puso en ventaja. A los 37′, Franco Armani sacó corto desde el arco y Robertone, de cabeza, habilitó a Nicolás Domínguez, quien capitalizó el desorden de la defensa y definió cruzado para marcar el 1-0.

El Millonario quedó golpeado por la conquista y el conjunto de Gabriel Heinze ganó en confianza. Así, estuvo cerca de lograr el segundo lugar con una acción casi calcada, pero esta vez Maximiliano Romero terminó la jugada con un remate desviado.

Aún en su momento de confusión, River pudo empatarlo, pero el travesaño le negó el grito a Nacho Fernández luego de una avanzada con pelota dominada y un potente disparo de media distancia.

A los 14′ llegó el empate y fue producto de una gran incursión en ataque de Lucas Martínez Quarta. El defensor avanzó por la izquierda y mandó un centro por lo bajo que Nacho Fernández empujó debajo del arco para marcar el 1-1.

La presión de River fue en aumento y así también su presencia en el campo de Vélez. Una vez más Martínez Quarta se hizo fuerte en ofensiva y estuvo cerca de marcar el segundo gol de su equipo con una pirueta desde la medialuna que se estrelló en uno de los palos.

En el cierre, el arbitraje de Merlos se robó el protagonismo. Sobre los 35′ Thiago Almada se llevó la pelota con la mano pero esto no fue advertido por el árbitro. Zuculini y Montiel fallaron en la contención y el jugador de Vélez quedó mano a mano con Armani, quien terminó cometiéndole penal. El local reclamó la la mano del inicio de la jugada, pero el juez hizo caso omiso. Finalmente, Almada marcó el 2-1 desde los doce pasos.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here