Compartir

El inglés se refirió al rendimiento del auto de su rival, que venció de forma contundente en el Autódromo Hermanos Rodríguez

La aplastante victoria de Max Verstappen (Red Bull) en el Gran Premio de México de Fórmula 1 dejó mucha tela para cortar porque pudo ser un punto de inflexión en la lucha por el campeonato. Es que el neerlandés venció por demolición y amplió su ventaja en la punta del certamen. Fue un golpe duro para su rival por la corona, el actual séptuple campeón, Lewis Hamilton (Mercedes), en cuyas declaraciones post carrera reconoció la superioridad de su rival.

Una vez que estacionó su auto cerca del podio, que en el Autódromo Hermanos Rodríguez está en la zona del Foro Sol, hizo un gesto negativo con su cabeza, como mostrando su resignación ante el triunfo de Verstappen, pero por la forma en la que el neerlandés se impuso, con 16,5 segundos de ventaja. En ese momento el británico le dijo a su equipo por radio “lo di todo, pero no tuvimos el ritmo”.

De hecho llegó un momento en que alcanzar a Max fue una quimera para Lewis y tuvo que defenderse del tercero, Sergio “Checo” Pérez, quien fue alentado por una multitud. El azteca no pudo sobrepasar al británico, cuyo segundo puesto no fue para festejar, ya que empezó a dar señales de que el pleito parece terminado. Su oponente le sacó 19 puntos de ventaja en la cima del campeonato. Restan cuatro fechas, pero lo que le preocupa a Hamilton es el rendimiento de su coche, que está lejos del de Red Bull.

“Tengo que decirle felicidades a Max, su auto es muy superior. Hicieron un gran trabajo. Tuvimos una gran pelea con Sergio (Pérez) en el final y terminé segundo”, reconoció el actual monarca en la entrevista que le hizo el ex piloto de F1, Martin Brundle, quien hoy trabaja como comentarista de TV.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here