Compartir

Jean Todt es uno de los hombres que más visita al ex piloto de Fórmula 1 y este fin de semana respaldó el hermetismo que sostiene la familia del alemán

Este fin de semana, en la previa del GP de México de la Fórmula 1, el presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) fue consultado, como suele ocurrir, sobre el estado de Michael Schumacher, el multicampeón de la categoría que sufrió un accidente en diciembre de 2013 mientras esquiaba en Los Alpes suizos con su familia. Jean Todt fue breve al hablar sobre su amigo y pronto interrumpió la charla con la prensa luego de una consulta específica sobre la salud del ex corredor.

El francés de 75 años es una de las pocas personas que tiene acceso al heptacampeón de la Fórmula 1, quien continúa con cuidados especiales en la mansión que su familia posee en Gland, Suiza. Por eso, tiene acceso a información exclusiva que el resto de las personas no conocen sobre los detalles del estado del alemán.

“Puedo entender por qué su familia y amigos lo están protegiendo porque debemos dejarlo en paz”, sostuvo ante los micrófonos al contar que el 18 de octubre de este año había sido su última visita. Además, contó que suele pasar bastante tiempo con Corinna, la esposa de Schumi, con quien muchas veces cena si ella se encuentra allí.

Lo que parecía ser una charla amena con algunos trabajadores de prensa se interrumpió de inmediato cuando uno de los presentes consultó si Schumacher es capaz de reconocerlo en sus visitas: “Todt se encogió de hombros, sonrío, hizo un gesto con la mano, pero no respondió”, publicó el sitio británico Daily Mail. Evidentemente, el cerco mediático le impide dar esa información.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here