Compartir

El equipo de Lionel Scaloni ganaba 2 a 0 con goles de Cristian Romero y Leandro Paredes, pero Luis Muriel, de penal, y Miguel Borja sellaron el 2 a 2 en Barranquilla

Luego de lo que significó el empate con Chile en Santiago del Estero, Argentina se presentó en Barranquilla con la misión de dar otro paso hacia el Mundial de Qatar. La complejidad de Colombia llevó a que Lionel Scaloni realice varios cambios en relación a los once que jugaron ante La Roja, y la presencia de Gonzalo Montiel, Nicolás Otamendi, Marcos Acuña, Giovani Lo Celso y Nicolás González demostraron que el entrenador no había quedado conforme con la última producción albiceleste.

Las modificaciones dieron los resultados deseados. En menos de 7 minutos el bicampeón del mundo sacó una ventaja de dos goles que sirvieron para demostrar la agresividad con la que salió a jugar en el Metropolitano Roberto Meléndez.

El primer tanto llegó a través de la vía aérea. Un centro perfecto de Rodrigo De Paul encontró la cabeza de Cristian Romero y el Cuti dejó sin posibilidades a David Ospina. Un grito que no conformó, dado que unos instantes después Marcos Acuña amenazó con una de sus proyecciones y ejecutó un violento remate que se fue a centímetros del ángulo superior izquierdo del arquero.

La tendencia continuó con las exquisitas triangulaciones que llevaron al segundo festejo criollo. La improvisación final de Leandro Paredes completó una maniobra colectiva que instaló la tranquilidad en el conjunto nacional. Con el prematuro 2 a 0, el escenario era ideal para la Argentina.

En la reanudación del pleito aparecieron Wilmar Barrios, Miguel Borja y Edwin Cardona para tener otros argumentos en la gestación ofensiva. Y apenas iniciado el complemento Nicolás Otamendi cometió una innecesaria falta dentro del área que Luis Muriel transformó en el descuento. La ejecución rasante y cruzada dejó sin chances al ex Lanús, y el grito del Sí se puede que bajaba de las tribunas alimentaba la esperanza colombiana.

Sin embargo, el sufrimiento llegó al final cuando Miguel Borja selló el 2 a 2 definitivo en Barranquilla. La extraordinaria tarea de Ospina ante Messi dejó a Colombia con vida, y un grosero error del defensor del Villarreal en la última jugada del partido le permitió al elenco cafetero evitar la derrota. El ex Estudiantes intentó una salida limpia cuando el ritmo del duelo no lo exigía y el dueño de casa lo aprovechó. Los errores tienen un precio elevado, y en el camino hacia Qatar a Argentina le costó la victoria. A días de la Copa América, todavía hay mucho que corregir en la Albiceleste.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here