Compartir

A las 0 horas de este lunes 1° de julio, el club volvió a tomar posesión formal de «Tierra Santa», donde se emplazaba el «Viejo Gasómetro». Antes y después, se desarrolló una celebración a la altura de la gesta que consiguieron sus hinchas

La celebración comenzó a las 19, en el Oratorio San Antonio, aquel donde el grupo de pujantes niños jugaban a la pelota y, con la ayuda del Padre Lorenzo Massa, fundaron el club.

Allí se celebró una misa con la presencia de Tinelli, Lammens, Sanfilippo, Scotta, Romagnoli, Torrico, Coloccini, Romeo, Blandi… entre otros dirigentes, glorias y jugadores de San Lorenzo. Por supuesto el oratorio se tiñó con los colores «azulgranas» y se mostró colmado de hinchas «cuervos».

Luego, llegó el turno de un desfile de ídolos hasta Avenida La Plata. En la carroza también estuvieron figuras trascendentes en la historia azulgrana. Ya en «Tierra Santa», montó un escenario, varias pantallas, y material audiovisual que emocionó a propios y extraños.

Durante la vigilia tocaron grupos musicales vinculados al club, con «varias sorpresas» y a las 0 horas se dio el momento cúlmine: San Lorenzo tomó formalmente posesión de Avenida La Plata. «Es una historia de desarraigo que se cierra», firmó Marcelo Tinelli. Y atronaron los fuegos artificiales. Azulgranas, por supuesto.

«Es el hecho más importante en la historia de San Lorenzo, por el valor emocional, porque es el estadio donde iba mi viejo, pero además porque en términos racionales, patrimonialmente lo pone al club como uno de los más importantes de la Argentina. Y le da una perspectiva inmejorable de mediano y de largo plazo. Es el broche de oro: cuando empezamos nos preguntaban si preferíamos volver a Boedo o salir campeones de la Libertadores. Y en siete años pudimos hacer las dos cosas».

Las palabras de Matías Lammens, presidente de San Lorenzo, reflejan lo que viven los hinchas en Boedo. «Tierra Santa», como la llaman los «Cuervos», donde se emplazaba el mítico «Gasómetro», cuyas puertas se abrieron por última vez para el gran público el 2 de diciembre de 1979, en ocasión del empate 0-0 entre el «Ciclón», entonces dirigido por Carlos Bilardo y Boca.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here