Compartir

La palista de San Pedro accedió a la fase decisiva en la categoría K1 500 metros femeninos. Las imágenes de la regata en la que eliminó a la británica Emily Lewis en una lucha palmo a palmo

Fue una gran jornada para el canotaje argentino en los Juegos Olímpicos de Tokio. Después de la hazaña de Rubén Rezola, quien se clasificó a las semifinales en K1 200 metros, la bonaerense Brenda Rojas también se consolidó como otra esperanza albiceleste al adquirir su boleto hacia las semifinales de K1 500 metros femenino, al terminar tercera en su serie de repechaje (cuartos de final).

La ganadora de la Serie 3 del repechaje en el Canal Sea Forest de la capital japonesa fue la rusa Svetlana Chernigovskaya, mientras que la belga Lize Broeckx concluyó en el segundo lugar y la joven de San Pedro arañó la tercera plaza en una pelea palmo a palmo frente a la inglesa Emily Lewis.

La sampedrina debió competir en el repechaje tras terminar cuarta en la manga eliminatoria con un tiempo de 1.54.541, detrás de la eslovena Anja Osterman (1.49.402), la polaca Justyna Iskrzycka (1.49.893) y la bielorrusa Volha Khudzenka (1.50.732), las tres palistas que consiguieron el pase directo a las semifinales.

Rojas fue medalla de plata en K2 500 metros en los Juegos Panamericanos de Lima junto con María Garro; y bronce en los K4 tanto en la cita internacional de Perú como en los de Toronto 2015, cuando formó el equipo junto a Garro, Micaela Maeslin y Sabrina Ameghino.

Ella es una gloria en San Pedro. Tal es así que tiene un mural en la tierra de sus orígenes y en su última presentación demostró por qué es un orgullo para la delegación albiceleste. Si bien tendrá una tarea compleja, el miércoles a las 21:50 afrontará el sueño de competir contra las mejores de su disciplina en el canal Sea Forest.

Compartir
Artículo anteriorEstán los árbitros
Artículo siguienteA todo o Nada

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here