Compartir

El Millonario, que terminó con diez por la expulsión de Maidana (21′ST), cayó 3-1 ante el conjunto brasileño por los goles de Caio Paulista, Nené y Yago Felipe; descontó Girotti para el equipo de Gallardo que se vio beneficiado por el empate entre Independiente Sante Fe y Junior

Tras los primeros minutos de estudio, Fluminense fue el que mejor se asentó en el campo de juego. En el primer cuarto de hora, el elenco carioca se mostró superior, ahogó a River Plate en salida y jugó rápido para salir de la presión que intentó ejercer el Millonario. La primera acción de peligro para la visita fue a los 9 minutos, tras un córner muy bien cobrado por Nené que terminó en un cabezazo aún mejor de Nino, que salió apenas desviado.

Dos minutos después, River Plate logró llevar por primera vez peligro al arco rival. Tras un muy buen ataque, la acción finalizó con un remate cruzado del juvenil Santiago Simón que el arquero Marcos Felipe contuvo en dos tiempos. Julián Álvarez estuvo cerca de convertir en el rebote largo que entregó el guardameta brasileño.

Fue apenas un intento del equipo de Marcelo Gallardo, ya que en siete minutos Fluminense pegó dos duros mazazos. Primero fue Caio Paulista el que a los 22′ puso en ventaja a la visita, tras una pelota perdida por Carrascal en el área rival. El Flu organizó de manera impecable el contragolpe y tras una gran asistencia de Fred, Caio anotó barriéndose.

El cuadro brasileño siguió dominando a River Plate y se notó en la parte física, donde el elenco argentino sufrió por la inactividad de varios de sus jugadores producto del coronavirus. A los 29′ fue De La Cruz quien perdió la pelota y luego de que Fred asistiera de estupenda manera, Nené no perdonó a Armani tras un remate de volea perfecto.

A medida que fue transcurriendo la etapa Fluminense ganó confianza y seguridad en su juego. A los 36′, Fred por poco no marcó de cabeza en el área chica. La energía y coordinación desplegada por el equipo de Roger Machado fue muy marcada en comparación con los de Marcelo Gallardo. Esto se vio en los contragolpes.

Cuando River Plate intentó hilvanar alguna jugada de peligro, que por distracción o presión del rival no pudo concretar, la contra fue veloz y efectiva en Fluminense. El Muñeco pidió en varias oportunidades que se despertaran, sobre todo a Rafael Santos Borré, quien quedó en offside en más de una ocasión.

Antes de irse al descanso, Nené volvió a llevar peligro, mientras que el colombiano nuevamente quedó en posición adelantada, ganándose el reto del árbitro tras una protesta. La mirada penetrante de Gallardo hacia el delantero lo dijo todo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here