Compartir

Fue simplemente una advertencia a los árbitros durante la pretemporada que cambió drásticamente el mapa de la primera fecha de la Liga de España y ya despertó la polémica. «Las faltas por detrás (al tendón de Aquiles) serán castigadas con tarjeta roja», señalaba la normativa que recibieron los jueces. En el inicio del certamen la indicación ya entró en práctica: Luka Modric (Real Madrid) y Jorge Molina (Getafe) vieron la roja.

El mediocampista del «Merengue» vio la roja a los 11 minutos del complemento a instancias del árbitro Javier Estrada tras un pisotón involuntario por detrás sobre Denis Suárez del Celta. Situación similar vivió Molina en Getafe-Atlético Madrid: apoyó la planta de su botín sobre el tobillo izquierdo de Thomas Lemar y el juez Guillermo Cuadra decidió expulsarlo a instancias del VAR.

«No lo entiendo porque el pasado viernes estuvo dándonos una charla un arbitro profesional. Nos dejó claro que esta norma era cuando había intencionalidad. No lo puedo entender con Modric y no lo puedo entender con Molina. No es intencionada la acción», expresó su enojo José Bordalás, técnico del Getafe.

Sin embargo, el técnico rival Diego Simeone dijo exactamente lo contrario: «Nos informaron de que no se valora la intencionalidad cuando un jugador pisa a un rival de espaldas». Algo similar planteó Saúl Ñíguez: «A nosotros nos dijeron que cualquier jugada al talón de Aquiles era roja».

Modric, en cambio, también expresó su queja por intermedio de las redes sociales: «Expulsión por una acción fortuita… En la vida haría intencionadamente una entrada así a un compañero. ¡Totalmente involuntaria!».

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here