Compartir

Por las Eliminatorias Sudamericanas, Lautaro Martínez, Joaquín Correa y Ángel Correa anotaron las conquistas de la Albiceleste, que apabulló desde el juego a la Vinotinto. Descontó Soteldo, de penal

Con la flamante corona de campeón de América puesta, Argentina brilló ante Venezuela, en una nueva jornada de las Eliminatorias Sudamericanas camino al Mundial de Qatar 2022. La Selección superó 3-1 a la Vinotinto, gracias a las conquistas de Lautaro Martínez, Joaquín Correa y Ángel Correa. Los dirigidos por Lionel Scaloni fueron superiores a lo largo de todo el encuentro, pero profundizaron las diferencias luego de la expulsión de Adrián Martínez, por una brutal patada a Lionel Messi. Soteldo, de penal, descontó sobre el final.

El local se propuso ser protagonista, disponiendo presión alta en la salida albiceleste. Pero, al mismo tiempo, una vez superada esa primera barrera, el mediocampo y el ataque (incluido Messi), disfrutaron espacios y comodidad para avanzar. Así, Argentina generó un puñado de situaciones para convertir en el primer tramo del desarrollo.

A los 5, Messi recibió por adentro y remató por encima del travesaño desde el borde del área. A los 12, De Paul hizo temblar el travesaño. A los 13, lo perdió Di María. Y a los 20, Fideo aprovechó la caída de un rival y se marchó hacia el gol, pero quiso cedérselo a Lautaro Martínez y el pase se le fue largo.

La Vinotinto inquietó desde la gambeta de Soteldo. A los 18, el ex Santos desbordó por izquierda y el rebote lo encontró a Josef Martínez, pero su tiro se fue ancho.

Con 10 hombres, el dueño de casa hizo ingresar un defensor (Villanueva) por un delantero (Ramírez) y se cerró para bloquear la inspiración visitante. Pero cuando logró congeniar entre sus botines sensibles, Argentina superó los obstáculos. A los 42, un centro de Di María se cerró y forzó la estirado del arquero venezolano. Y a los 46, cayó la valla de la Vinotinto: tras una acción colectiva, Lo Celso habilitó milimétricamente a Lautaro Martínez, quien marcó el justificado 1-0.

A los 25′, una jugada que compaginó ¡37! toques dejó a Joaquín Correa de frente a Faríñez para que sacara una definición baja y esquinada y decretara la ventaja de dos. Y a los 28, otro toqueteo, propio de un rondo o de un ejercicio en espacios reducidos, derivó en una atajada del guardameta y en el rebote capturado por Ángel Correa para el 3-0.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here