Compartir

El sello de Pablo De Muner, cada vez más claro en un San Martín de Tucumán que sigue mejorando su imagen en el campeonato. El Ciruja se hizo fuerte en La Ciudadela y venció 2 a 1 a Estudiantes de Río Cuarto en una noche helada.

 

Prolijo. La cualidad que mejor le queda a este equipo. Nunca se salió del libreto, salió a hacer su juego desde el inicio hasta el final. Puede tener sus falencias en ciertos puntos, pero el director técnico sigo puliendo a este plantel. De mitad de cancha para arriba, aprobado. Para atrás, regular.

 

San Martín volvió a demostrar lo dañino que puede ser cuando tiene la pelota bajo la suela. Así como en el gol que lo puso en ventaja en el partido.

 

En la primera parte, tras una gran jugada colectiva, que juntó 13 toques, Marcelo Estigarribia le hizo honor al número de su camiseta y metió un frentazo para poner arriba a su equipo. A partir de ahí, el dueño de casa manejó los hilos del encuentro.

 

En el complemento bajó un cambio y pagó caro una descoordinación en el fondo. Damián Adin puso el empate para el León. Pero el dueño de casa no se quedó de brazos cruzados y fue a buscarlo. El 9 bravo apareció de nuevo cerca del cierre y le dio la victoria a los tucumanos. De esta forma, San Martín volvió a meterse en Zona de Reducido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here