Compartir

Los locales abrieron el marcador con un blooper del arquero Arias y anotó Vitor Bueno. Aunque en el final del primer tiempo el delantero de la Academia logró el empate en el Morumbí. Con un 0-0 en la vuelta, los dirigidos por Pizzi accederán a la próxima instancia

La pelota no se detiene en Sudamérica. A los pocos días de la finalización de la Copa América se reanudó la actividad en la Copa Libertadores con la apertura de los octavos de final. En el Morumbí, Racing visitó a San Pablo y un grave error del arquero Gabriel Arias permitió que los brasileños abrieran el marcador. Sin embargo, en el epílogo del primer tiempo Enzo Copetti consiguió la igualdad que luego fue el resultado final, 1-1.

En los primeros tramos si bien el conjunto local conducido por Hernán Crespo tomó la iniciativa, Racing supo defenderse, pero sin meterse atrás. A los 18 minutos la Academia tuvo la primera con un remate desde afuera del área de Mauricio Martínez que pasó cerca del travesaño.

Dos minutos más tarde respondió el elenco local con un tiro cruzado de Igor Vinícius que obligó a la exigencia del arquero Gabriel Arias.

Tras unos momentos donde el equipo a cargo de Juan Antonio Pizzi se replegó, de a poco empezó a ganar terreno en el medio campo y a los 29 minutos tuvo otra llegada con Tomás Chancalay, cuyo remate de derecha quedó en las manos del arquero Tiago Volpi.

Pero a los 34 minutos llegó la apertura del marcador donde Arias cometió una increíble falla. Vino el centro desde la izquierda de Igor Gomes, el arquero de Racing quiso embolsar la pelota que le rebotó y Vitor Bueno apareció para abrir el marcador.

Pareció que los locales consiguieron la confianza para ampliar la diferencia, pero en el final del primer tiempo, Enzo Copetti marcó la igualdad con un lindo gol desde afuera del área. El delantero de Racing le pegó derecha, la pelota entró abajo, cerca del palo y fue inatajable para Volpi.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here