Compartir

Luke Shaw abrió el marcador, pero Bonucci igualó las acciones. En el histórico estadio de Wembley y ante 60 mil espectadores, el combinado de Roberto Mancini se quedó con el título. Donnarumma se transformó en héroe tras tapar dos penales.

Italia hizo historia le arruinó el festejo a Inglaterra y se quedó con el campeonato de la Eurocopa. El duelo que fue dirigido por el neerlandés Björn Kuipers terminó 1 a 1 y se definió en los penales

El encuentro se abrió en el inicio en la primera llegada clara. Fue el local el que golpeó primero en una contra perfecta que comenzó con Luke Shaw por izquierda, siguió más adelante con Harry Kane, quien abrió a la derecha para la subida de Kieran Trippier. El lateral del Atlético de Madrid recorrió varios metros y cuando quedó en posición para lanzar el centro aguardó hasta último momento para lanzar el balón aéreo bien pasado rumbo a Shaw, quien definió de sobre pique y puso el 1 a 0 a los dos minutos.

Con la ventaja rápida, el elenco de Gareth Southgate se adueñó de la pelota y complicó al cuadro italiano, que se vio desbordado por los ataques de su rival, que con los extremos bien abiertos y balones largos encontró huecos en espacios que no suele haber. Además, en el aspecto defensivo implementó una presión alta perfecta y a su vez asfixió a Lorenzo Insigne y a Ciro Immobile cuando el balón les llegaba. Pese a esta gran labor, los británicos no tuvieron demasiadas oportunidades frente al arco rival.

Por su parte, la más clara para Italia fue un disparo de media distancia de Federico Chiesa, quien optó por la rebeldía para sacarse un hombre de encima y cuando pudo intentó con un remate que se fue cerca. En los últimos 15 minutos, el cuadro de Roberto Mancini pudo salir del asedio inglés y si bien careció de creatividad para generar peligro, al menos pudo amigarse con la pelota.

Finalmente, Inglaterra pagó muy caro su retroceso porque cuando restaban 25 minutos para el final Italia lastimó de pelota parada. En un tiro de esquina, peinaron la pelota en el primer palo y Marco Verrati apareció por atrás de todo para meter el testazo que nuevamente obligó a Pickford a estirarse. El balón dio en la mano del arquero, rebotó en el palo y le cayó a Bonucci que capturó el rebote y clavó el 1-1.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here