Compartir

El Rojo se impuso por 3-2 con tantos de Cecilio Domínguez, Juan Sánchez Miño y Nicolás Figal, en tiempo de descuento. Nahuel Tenaglia y Leonardo Godoy marcaron para La T, que quedó como escolta en la tabla

En el encuentro que cerró la jornada del domingo, Independiente se hizo fuerte de local, pasó de la angustia al delirio en tiempo de descuento y, finalmente, derrotó a Talleres de Córdoba por 3-2. A pesar de la victoria,el partido válido por la octava fecha de la Superliga dejó al descubierto la hostilidad que existe entre el público del Rojo y el entrenador Sebastián Beccacece.

En la primera parte, El Rojo tuvo -tal vez-una de las mejores producciones del ciclo de Beccacece al frente del equipo. Los de Avellaneda, que venían de eliminar en la semana a Defensa y Justicia para clasificar a los cuartos de final de la Copa Argentina, mantuvieron una alta presión y no dejaron jugar a su rival, merodeando siempre el área de enfrente.

Cecilio Domínguez avisó sobre los 19’, con un remate de tiro libre que el arquero Guido Herrera mandó al córner con una gran estirada, pero el paraguayo iba a tener revancha unos minutos más tarde. Sobre los 33’, la presión de Independiente sobre la salida de Talleres surtió efecto y el “indultado” Pablo Pérez mandó el centro atrás desde la derecha para que Domínguez marque el 1-0.

Sobre el cierre de la etapa, luego de que Silvio Romero debiera ser reemplazado por una molestia, el elenco de Avellaneda estiró la diferencia con la complicidad del arquero del elenco cordobés. Tras un pelotazo largo, Herrera salió lejos del área y chocó con su compañero que había intentado despejar de cabeza. La pelota le cayó a Juan Sánchez Miño, que definió para decretar el 2-0 a los 46 minutos.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here