Compartir

Jean Todt, presidente de la Federación Internacional del Automovil (FIA), aseguró que el ex piloto está vivo gracias al trabajo de los médicos y a la ayuda de su esposa, Corinna Betsch

 

El 29 de diciembre de 2013, Michael Schumacher esquiaba en la estación alpina de Méribel junto a su familia cuando se golpeó la cabeza contra una roca que le provocó un traumatismo craneoencefálico severo, con hematomas intracraneales y edema cerebral difuso, por lo que un helicóptero tuvo que trasladarlo de urgencia a un centro médico en Grenoble en donde se informó que su estado era crítico. Luego, estuvo en coma inducido por seis meses y desde entonces, y debido a una decisión de su familia, su estado de salud es un misterio.

Algunas personas que acompañaron al ex piloto de Fórmula 1 durante gran parte de su carrera, pero que no son parte de su círculo íntimo, tienen permiso para visitarlo y pese a que tienen prohibido dar detalles sobre cómo se encuentra, muchas veces deslizan algunos datos. En esta ocasión fue Jean Todt, presidente de la Federación Internacional del Automovil (FIA), quien brindó declaraciones que esperanzan a los fans del alemán.

“Gracias al trabajo de los médicos y a la ayuda de Corinna (Betsch), que quería que Michael sobreviviera, éste sobrevivió, pero con consecuencias y en este momento está luchando con estas consecuencias. Esperamos que las cosas mejoren lenta, pero inexorablemente”, comentó en diálogo con el diario alemán Bild.

El francés de 75 años tiene encuentros constantes con Schumacher y defendió a la esposa del piloto, quien se ha encargado de proteger a su marido desde lo ocurrido en Los Alpes: “Desde su accidente de esquí, he pasado mucho tiempo con su esposa Corinna. Es una gran mujer y ahora dirige a la familia. Corinna nunca esperó algo así, pero desgraciadamente ocurrió y no tuvo elección”.

Si bien Todt evitó dar información puntual sobre cómo pasa los días el siete veces campeón de la Fórmula 1, sus declaraciones van en tono con lo que había dicho en diciembre de 2020 al medio Ouest France: “Desde entonces (29 de diciembre de 2013), ha sido tratado para poder volver a una vida más normal”. Ese mismo año, en un artículo publicado por Il Corriere della Sera en vísperas del Gran Premio de Mónaco, había revelado que sus visitas eran constantes: “Veo a Michael al menos dos veces al mes. No lo dejo solo. Él, Corinna, la familia: hemos vivido muchas experiencias juntos. La belleza de lo vivido forma parte de nosotros y continúa”.

En esta oportunidad, el presidente de la FIA también le dedicó unas palabras a Mick, el hijo de Schumi, quien está dando sus primeros pasos en la F1: “Es una de las personas que siempre tendrá un lugar especial en mi corazón y en el de mi esposa, Michelle”.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here