Compartir

Nicolás de la Cruz en dos oportunidades y Bruno Zuculini marcaron los goles para el Millonario, que volvió a dejar una buena imagen y fue contundente

El River de Marcelo Gallardo parece volver a reinventarse. Los últimos retoques tácticos comienzan a darle frutos al Millonario, que logró su tercera victoria consecutiva: goleó 3-0 a Lanús en La Fortaleza por la Liga Profesional. Nicolás de la Cruz (dos) y Bruno Zuculini anotaron para el visitante, que fue superior a su adversario y resultó eficaz ante el arco. Venía de superar por 2 a 0 a Argentinos por Copa Libertadores y 4-0 a Unión por el campeonato local. 9 goles a favor, 0 en contra. Números que no hacen más que respaldar la nueva apuesta del DT.

El Millonario repitió equipo por tercer partido consecutivo. Y el plan a desarrollar fue el mismo que en los anteriores dos: Zuculini en el doble 5 para dar un paso al frente en la presión, Enzo Pérez como eje, paciencia para elaborar, los laterales como dagas y movedizos Suárez y Romero. Así, la visita llegó dos veces en los primeros 10 minutos. A los 7, De la Cruz, de tiro libre, forzó la volada de Acosta, 60 segundos después, el duelo se reeditó: el uruguayo remató tras una finta y el portero descolgó el balón del ángulo.

El Granate apostó a ser más directo. E incomodó con la pelota parada desde la pegada de Malcorra, y con centros desde los costados, cargando con los tanques. A los 20, una conexión en velocidad casi le permite al dueño de casa ponerse en ventaja: Sand, de frente al arco y pisando el área, remató desviado.

Entre la presión de la Banda y el marcaje celoso, con duelos individuales, del local, los espacios no abundaron. En consecuencia, urgía una gambeta, atrevimiento, para romper la paridad. Y a los 30 minutos, Matías Suárez sacó a relucir su desequilibrio. Armani sacó un pelotazo largo para su corrida: el ex Belgrano metió el freno preciso tras el sprint y cedió para la llegada de Zuculini, quien desde el borde del área resolvió con precisión para rubricar el 1-0.

Se trató del quinto gol del mediocampista desde su llegada a Núñez. En el último mercado de pases, el Cremonese de Italia se lo quiso llevar, pero Gallardo lo convenció de continuar. La conquista rubrica ese nuevo “contrato” entre jugador y entrenador.

El tanto abrió un recurso que los de Gallardo no habían utilizado: el balón largo. Suárez olfateó que podía ser efectivo. Y a los 40, el punta cruzó para una nueva incursión ofensiva de Zucu, quien mostró astucia para ceder hacia atrás, a la posición en la que llegaba De la Cruz. El hombre de la selección uruguaya no perdónó y señaló el 2-0.

A los 44, con una jugada individual, el delantero por afuera remató alto, pero volvió a generar peligro. La contundencia también explicó el resultado: cinco oportunidades provocó River. Y llegó dos veces a la red.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here