Compartir

Mientras se repone de la operación en su rodilla derecha (hace dos semanas, le colocaron una prótesis especial en la Clínica Olivos), Diego Maradona tiene un objetivo que lo motiva en la rehabilitación: volver a dirigir. El «Diez» declinó la oferta de Dorados de Sinaloa para continuar por otros dos años al frente del «Gran Pez» para priorizar su salud: todavía tiene pendiente una intervención en uno de sus hombros por una lesión que data de su estadía en Dubai, y en algún futuro cercano también deberán reemplazarle la rodilla izquierda.

Sin embargo, el astro argentino se puso una meta: en octubre quiere volver a estar en un banco de suplentes. Y justamente recibió una oferta para esa época que en su entorno califican de «irresistible», no tanto por una cuestión económica sino por un tema emocional.

Matías Morla, apoderado de Maradona, se reunió con el representante de Ronaldinho para cerrar la participación del ex enlace en la despedida del fantasista brasileño, encuentro que se está organizando para el próximo 12 de octubre. El amistoso se llevaría a cabo en el mítico Camp Nou, estadio en el que tanto «Dinho» como Maradona descollaron con la camiseta del Barcelona, y en el que reina Lionel Messi, que también sería de la partida. Una verdadera constelación.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here