Compartir

Apenas pisó Belo Horizonte y llegó al hotel Radisson Blu, donde se concentra en el umbral de las semifinales de la Copa América frente a Brasil, la Selección se encontró con una sorpresa: oficiales de la Confederación Sudamericana se apersonaron para practicarle a los 23 futbolistas que integran el plantel un control antidoping sorpresa.

Se trata del segundo estudio masivo que atraviesa el combinado nacional desde la previa de la competencia. El primero se dio el 3 de junio, en el complejo de Ezeiza, hecho que obligó a modificar la rutina de entonces de la Albiceleste. Por ese test iniciático pasaron los 12 equipos participantes de la competencia. En esta oportunidad, según le confirmaron a Infobae desde el departamento de Selecciones Nacionales, también serán sometidos al control el local, Chile y Perú.

Durante su primera semana en Brasil, la Selección había enfrentado una situación confusa respecto a un supuesto control antidóping. Ocurrió en Salvador de Bahía:  la presencia del personal de Conmebol llamó la atención de la prensa que se encontraba en las inmediaciones de hotel y los propios representantes de la entidad sudamericana se encargaron de afirmar que habían llegado allí para realizar un control antidoping sorpresa para todos los jugadores argentinos. Sin embargo, el hecho fue desmentido por la AFA.

«Este control es de rutina y se hace en semifinales (última instancia de control) para los equipos involucrados», confirmaron, una vez que se hiciera pública la noticia, desde el departamento de comunicación de la Selección.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here