Compartir

Luis Vázquez anotó el gol en el inicio del segundo tiempo, tras una pelota parada. El Bicho tuvo las mejores chances, pero Agustín Rossi evitó la caída de su valla

Boca Juniors dio un nuevo paso detrás del gran objetivo que le queda en el 2021: venció 1-0 a Argentinos en Mendoza y se convirtió en finalista de la Copa Argentina, que además de otorgar un título, le ofrece al campeón una plaza para la próxima Copa Libertadores. Luis Vázquez, a los 10 minutos del segundo tiempo, anotó el tanto decisivo para un Xeneize que no brilló, necesitó de un Agustín Rossi figura, pero fue contundente.

Desde el inicio, el Xeneize apostó a presionar en la salida de Argentinos, que por propuesta intenta comenzar las acciones con el balón rodando sobre el césped, sin importar la asfixia. Así, los de Battaglia recuperaron alto o forzaron pérdidas en un par de oportunidades, y un remate de Almendra por encima del travesaño resultó la acción más peligrosa. El mediocampista asumió el rol de lanzador, pensando en la velocidad de villa y Pavón como armas.

Pero poco a poco el Bicho fue ganando la mitad de campo, más allá de cierta predilección de redundar en el pivoteo de Ávalos. Con Florentín y Carabajal como titiriteros, empezó a controlar las acciones y llegó dos veces. Una, tras un lateral de Mac Allister que conectó el citado Carabajal dentro del área. Otra, luego de una pared entre Ávalos y Florentín, que el volante culminó con un remate rasante y desviado.

Boca jugó incómodo, sólo encontró filo a partir de acciones individuales, sobre todo por las bandas. Como el desborde de Medina que Izquierdoz no alcanzó a conectar (y terminó bajando imperfectamente para Vázquez). O dos lances de Villa y Pavón. Argentinos, en tanto, no consiguió traducir en riesgo los largos tramos de posesión. Y no se sacaron ventaja.

Los primeros compases de la segunda parte ofrecieron la imagen más angustiante de Boca. Que pudo verse abajo en el marcador en el mano a mano de Carabajal (que aprovechó un error en la salida), pero el balón dio en el palo. Los de la ribera no podían salir ni encontraban la pelota. Pero, primero, Almendra halló a Pavón en un balón largo y el centro al medio no terminó en la red porque un defensor se anticipó a Luis Vázquez. Y a los 10′, casi inmediatamente, el atacante conectó un tiro libre de Villa y le dio la tranquilidad al Xeneize.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here